Publicidad

| Turismo y Negocios

Sin importar cuán seguro sea viajar en avión, o cuán bien ventilada pueda estar la cabina de un avión, tome en cuenta toda la experiencia desde que sale de su casa y extreme medidas, desde el uso de la mascarilla, el lavado de manos y desinfección de los espacios.
Sin importar cuán seguro sea viajar en avión, o cuán bien ventilada pueda estar la cabina de un avión, tome en cuenta toda la experiencia desde que sale de su casa y extreme medidas, desde el uso de la mascarilla, el lavado de manos y desinfección de los espacios.
  • Diversos estudios liderados por la industria aérea, afirman que los aviones son más seguros que casi cualquier otro espacio confinado.

Por Karen Retana

La nueva normalidad supone una serie de interrogantes entorno a la seguridad de volar, principalmente en lo relacionado a la calidad del aire y el estar durante varias horas compartiendo en un espacio cerrado.

Cómo fluye el aire, en qué forma se dispersan o desaparecen los patógenos, son cuestionamientos que ponen en vilo y generan ansiedad entre los viajeros.

 Pese a ello, lo cierto es que el aire dentro de un avión es más limpio de lo que muchos imaginan, gracias a los filtros HEPA y a la circulación eficiente en aviones comerciales.

 En una conferencia de prensa convocada por Volaris como parte de su anuncio sobre la reapertura de vuelos desde y hacia Costa Rica, fue invitado Arturo Barreira, Vicepresidente de Airbus Arturo quien dio a conocer un estudio sobre la circulación del aire dentro de la cabina del avión.

“Cuando los aviones vuelan a 10 mil km de altura, el aire en el exterior es puro, frío y sin patógenos. Este aire se introduce en el avión se mezcla con el aire que está en la cabina recirculado y que se filtra mediante el sistema HEPA. Posteriormente ese aire que entra, sale desde la parte superior de la cabina y consigue un lavado de los pasajeros de arriba hacia abajo. Este tipo de proceso permite que cada dos o tres minutos el aire se renueva dentro de la cabina”, explicó Barreira.

Los filtros Hepa bloquean y capturan un 99,97% de las partículas atmosféricas e incluso su eficiencia incrementa con partículas más pequeñas. En el caso de áreas como baños y cocinas, el aire no se recicla y se desecha fuera del avión. Así mismo, la aeronave posee una barrera natural que el asiento entre dos pasajeros y la desinfección del avión cuando llega a su destino.

Un estudio que se llevó a cabo en mayo pasado, sobre la mecánica de fluidos computacional en tres dimensiones y realizado en más de 50 millones de puntos en una cabina, concluyó que este es el medio de transporte más seguro para distancias.

Pese a la eficiencia de dicho sistema, en la industria aérea hacen de uso obligatorio la mascarilla, ya que cuando se tose, estornuda o se habla se expulsan gotas microscópicas de saliva las cuales pueden permanecer en el aire.


2018 © Revista Viajes. Todos los derechos reservados.
Se autoriza reproducir total o parcialmente citando la fuente siempre y cuando no sea con fines comerciales.