Publicidad

| Hoteles

Los visitantes pueden vivir una experiencia ancestral espiritual con el pueblo Maleku.

El eco resort ubicado en la Fortuna de San Carlos se distingue por ofrecer en turismo de aventura, naturaleza y rescate del patrimonio cultural.

Karen Retana B/ Periodista

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

En la Fortuna de San Carlos, se encuentra el hotel Montaña de Fuego un eco resort rodeado por más de 50 hectáreas de bosque lluvioso y  cascadas que lo convierten en un verdadero paraíso natural.

Enfocado en el turismo de montaña, el hotel fue inspirado a partir de su naturaleza circundante, sus jardines, sus plantas nativas y las especies que conviven en su entorno, sin olvidar la imponente presencia del volcán Arenal.

Montañas de Fuego es la esencia de naturaleza, aventura y rescate del patrimonio cultural, al ofrecer una mezcla de actividades vinculadas con estos tres ejes. Cuenta con 8 kilómetros de senderos dentro del bosque lluvioso, ofrece a sus visitantes una experiencia ancestral con los indígenas de Villa Maleku quienes comparten su cultura, sus artesanías, su danza, tradiciones, su conocimiento en plantas medicinales, así como sus rituales que permiten conectarse con la madre tierra y reconectarse con la esencia de la naturaleza.

Brindan además experiencia únicas para quienes disfrutan de una buena dosis de adrenalina con la práctica de actividades como canopy, rappel, cabalgatas, tubing, rappel, disfrutar de una maravillosa caminata al Volcán Arenal o experimentar la emoción de caminar por los senderos de lava mientras se observa la gran variedad de fauna.

La gastronomía es otro de los puntos fuertes del hotel. Su restaurante Acuarelas se enfoca en la comida fusión costarricense, con el valor agregado de que muchos de los ingredientes utilizados van de la granja a la mesa.

De acuerdo con Stephanie Villegas, gerente de mercadeo de Montañas de Fuego, se desarrolla un proyecto de restaurante sustentable cuya novedad es la incorporación de un  nuevo menú con productos locales y aromas orgánicos.

Para recargar energía y bienestar, el hotel posee brinda clases de yoga, baños de bosque y un circuito de aguas termo minerales que se encuentra rodeado de bosque.

Cuentan con una exclusiva fosa de barro volcánico para uso de los huéspedes y actualmente desarrollan un nuevo menú de servicios para su spa utilizando métodos ancestrales, trabajando de la mano de los indígenas maleku.

Como parte de su enfoque social y medio ambiental continúan reforestando su propiedad de 100 hectáreas, la cual anteriormente era finca ganadera, además apoya a la comunidad indígena Maleku ubicado dentro de la misma propiedad del hotel.


En Gastronomía

25-06-2020

Fogo Rodizio Resort & Spa renace en Escazú

2018 © Revista Viajes. Todos los derechos reservados.
Se autoriza reproducir total o parcialmente citando la fuente siempre y cuando no sea con fines comerciales.