| Bienestar

Costa Rica ha figurado en la lista de países recomendados para realizar este tipo de actividad, junto con destinos como la India, Tailandia, Perú, Bali, Grecia, Marruecos y Hawai. Cortesía ICT/Revista Viajes.

La búsqueda de un estilo de vida más saludable ha promovido el florecimiento de esta actividad,  la cual está tomando auge en escenarios paradisiacos locales.

Karen Retana/ Periodista

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

La disciplina del yoga es cada día más popular en Costa Rica y muchos hoteles alrededor del país han desarrollado espacios especializados para la práctica de la forma más profesional.

El yoga proviene de la India y data de más de 2.500 años de antigüedad, su nombre se deriva del idioma sanscrito y quiere decir unir o concentrar. Su objetivo es focalizar la energía hacia algo y tener un control mental perfecto, que se logra después de mucho entrenamiento.

Estas prácticas han sido incorporadas gradualmente al estilo de vida del mundo moderno, lo que ha propiciado el florecimiento de una extensa industria internacional de salud holística y naturismo.

Entre sus bondades más habituales están que mejora la respiración y la postura corporal, permite tomar conciencia del propio cuerpo o reduce los niveles de estrés, especialmente en personas con diversidad funcional o necesidades especiales.

Edgar Ortiz, miembro fundador de la Asociación Costarricense de Profesionales de Yoga (Asoyoga) estima que en Costa Rica hay más de una decena de hoteles orientados a quienes buscan una experiencia en la que la mente y el cuerpo se conectan mediante el yoga. La mayoría de estos hoteles se encuentra en Guanacaste y en Puntarenas: Tamarindo, Nosara y Santa Teresa.

Precisamente, la playa y montaña son los lugares más solicitados para su práctica. En el caso de la costa del Pacifico Nicuesa Rainforest Lodge, La Cusinga, Harmony, Pranamar y otros ofrecen espacios para conectarse con la naturaleza. En el caso de la montaña, hoteles como El Silencio Lodge han construido plataformas de yoga en lo más espeso del bosque y junto a un rio que le conecta con lo más profundo del bosque lluvioso.

En el mundo, el yoga es un componente del turismo de bienestar. Según la guía turística Lonely Planet, este es un sector de rápido crecimiento en la industria con un aumento del 10% este año. Estados Unidos es el mayor mercado de turismo de bienestar, aunque China se encuentra en franco crecimiento.

De acuerdo con el Global Wellness Summit,, los viajeros del mundo toman alrededor de 586 millones de viajes de bienestar cada año. El nicho del turismo de bienestar abarca el 15% de los viajes globales, solo superado por el turismo cultural y gastan aproximadamente un 130% más que el viajero promedio.


En Gastronomía

25-06-2020

Fogo Rodizio Resort & Spa renace en Escazú

2018 © Revista Viajes. Todos los derechos reservados.
Se autoriza reproducir total o parcialmente citando la fuente siempre y cuando no sea con fines comerciales.