Publicidad
Por primera vez en la historia de Costa Rica, la tarde de este sábado 23 de abril se nombró a Idalia Andrade Degracia como mujer cacique de la comunidad Ngäbe – Buglé. Esta celebración se realizó en el Centro Comunal de Progreso, en el territorio indígena guaymí de Alto Comte, Burica.

| Noticias Turísticas

Por primera vez en el linaje ancestral indígena del territorio de Alto Comte Burica ocurre el nombramiento oficial de una mujer cacique Ngäbe – Buglé. Este acontecimiento histórico tuvo lugar, la lluviosa tarde de este sábado 23 de abril en el Centro Comunal de Progreso, ubicado entre los cantones de Corredores y Golfito en la Zona Sur de Costa Rica.

Idalia Andrade Degracia llevará a partir ahora el cacicado a sus 36 años, continuando con la tradición de su familia y ante todo, validando su demostrada capacidad de liderazgo, así como el legado de su padre, don Miguel Andrade, el anterior cacique, quién falleció hace dos años. Sus hermanos acordaron apoyarla en su decisión y le cedieron su lugar, confiados en su capacidad.

Además de la responsabilidad de asumir este histórico mandato, se suma su destacada labor como emprendedora, madre soltera de cuatro hijos, maestra de primaria y secundaria, así como profesora de la lengua ngäbe – buglé (conocida popularmente como guaymí).

Ahora como parte de su empoderamiento como cacica deberá preservar las costumbres, la continuidad del idioma, gastronomía y el arraigo de la tradición para las nuevas generaciones, unido a su posición como líder en la lucha por los derechos y proyección de su pueblo, lo anterior de la mano con la Asociación de Desarrollo Integral de Alto Comte, la cual toma las decisiones legales y de proyectos.

Su cacicado contó con la aprobación y ratificación de la mayoría del Consejo Nacional de Caciques y Líderes Indígenas de Costa Rica, modificando un paradigma patriarcal y tradicional de su comunidad de los otros cinco asentamientos ngäbe – buglé, así como por los otros siete grupos étnicos distribuidos en 24 territorios a lo largo y ancho del país, con una población estimada de 110 000 indígenas costarricenses.

“Mi corazón se siente lleno de alegría con respeto a mis ancestros, linaje y raíces, porque tengo la responsabilidad de llevar la bandera que llevó mi padre, esta tarde sentí su presencia. Este nombramiento me convierte en historia viva al ser la primera mujer cacique. Trataré de ser una mejor, hija, hermana, madre, prima y ahora cacica” fueron las primeras palabras Idalia Andrade al recibir el histórico nombramiento.

Alberto Chaverri, presidente de la Fundación Indígena Ambiental (FUNDEICO) manifestó que “este día es histórico para el empoderamiento femenino y muestra un reconocimiento a una mujer líder, emprendedora y extraordinaria, además, se le ha dado el lugar que merece por el Consejo Nacional de Caciques y estamos seguros que realizará una gran labor por su comunidad”.

Por su parte, Alberto López, Gerente General del Instituto Costarricense de Turismo (ICT) expresó sentirse lleno de orgullo por participar de esta celebración única, un ejemplo tangible del liderazgo de las mujeres, la conservación de las tradiciones y de cómo es posible mejorar la experiencia de los turistas nacionales e internacionales con la conservación de nuestro legado cultural. “Desde el ICT queremos extender una cálida felicitación a Idalia Andrade, la primera mujer cacique de nuestro país”, concluyó López.

El inicio de un nuevo legado.

La actividad de nombramiento de la primera mujer cacique inició a las 11:30 a.m. en el Centro Comunal de Progreso Alto Comte, Burica, ante la presencia de 150 invitados y testigos de honor de un acontecimiento histórico. Sobresalió la presencia de representantes de FUNDEICO, ICT, miembros del Consejo Nacional de Caciques, así como líderes indígenas de otros territorios Ngäbe – Buglé de Costa Rica.

Como parte de la tradición, todos los presentes tuvieron que pedir permiso de ingreso al territorio a la señora Ofelia Dagracia, esposa del anterior cacique y madre de Idalia, sus familiares y otros representantes indígenas.

Uno de los momentos iniciales más destacados fue la oración del invitado de honor, Kenny Blacksmith, cacique indígena Cree de Canadá, quién se acompañó por sus homólogos costarricenses, los caciques Pedro Bejarano Romero y Aurelio Bejarano Ríos. Pocos minutos después de la una de la tarde ocurrió la esperada ceremonia de nombramiento oficial de Idalia Andrade Dagracia como cacique en medio de cantos sagrados, oraciones, bailes y la “ceremonia de buguta”, esto para concederle sabiduría y buen actuar. 

Quizás el momento más emotivo que llevó hasta las lágrimas a la nueva mujer cacique fue cuando le colocaron en su cabeza un penacho con plumas que usaba su padre, mismo que recibió hace muchos años en un intercambio cultural con una población indígena canadiense, lo usó con orgullo mientras bailaba y rendía tributo a su padre. Finalmente se develó una placa en honor y recuerdo a este hito de la historia.

El territorio Conte Burica cuenta con 13 mil hectáreas de extensión, 80% conformada por montañas y bosques. El idioma oficial es el ngäbe – buglé y con respecto a otras manifestaciones culturales que se conservan, sobresalen la vestimenta, practicas medicinales, la construcción de las “casas grandes”, entre otras.


2018 © Revista Viajes. Todos los derechos reservados.
Se autoriza reproducir total o parcialmente citando la fuente siempre y cuando no sea con fines comerciales.