Publicidad

| Noticias Turísticas

  • AERIS y principal terminal aérea del país son pioneros en esta declaratoria.
  • La apicultura en Costa Rica se considera de interés público por su importancia para el desarrollo ambiental, social y económico del país.

El pasado 20 de mayo se celebró el Día Mundial de las Abejas y en Costa Rica fue la primera vez que la declaratoria tuvo alcance nacional tras la aprobación de la Ley 9929. Este marco de celebración es el que acompaña al Aeropuerto Internacional Juan Santamaría (AIJS) como la primera terminal aérea del país en proclamarse “Amigo de las Abejas”.

La declaración de la principal terminal aérea, de la mano de su administrador aeroportuario AERIS, permite establecer regulaciones y alianzas que contribuyen al fomento, defensa, protección, sanidad, conservación y rescate de la fauna apícola, reconociéndola como un pilar estratégico imprescindible para la seguridad alimentaria y la conservación del planeta. 

El reconocimiento “Amigo de las Abejas” es una manifestación de los esfuerzos de control de fauna que realiza AERIS como parte de su estrategia de seguridad operacional, conservación ambiental y sostenibilidad en el AIJS.

“Gracias a los recorridos y las funciones de monitoreo, avistamientos, y otras tareas que realiza la unidad de Control de Fauna, de la Dirección de Operaciones y Seguridad de AERIS, se logró ubicar dos colmenas establecidas de abejas en las torres de aproximación. En AERIS siempre hemos valorado la vida silvestre y protección de los ecosistemas, por lo que procedimos a buscar la asesoría necesaria que nos permitiera hacer un rescate de los insectos de manera responsable y velar al mismo tiempo por la seguridad de la infraestructura y personas cercanas al aeropuerto”, dijo Juan Belliard, director de Operaciones de AERIS.

Para el proceso de declaratoria, AERIS contó con el acompañamiento de la Cámara Nacional de Fomento de la Apicultura y el Apiario Naranjo del Prado, ubicado en Acosta en la provincia de San José, lugar a donde se trasladan las abejas rescatadas, en un espacio seguro avalado por SENASA y rodeado de naturaleza, agua cristalina, así como sembradíos de cítricos.

“Esta alianza destaca el valor que AERIS le da a la conservación ambiental, sobre todo en prestar la atención necesaria a los “pequeños aterrizajes” de insectos, para llevar a cabo rescates profesionales que promueven las prácticas agrícolas y forestales en beneficio de las abejas. Esperamos que por medio de esta declaratoria se abra el canal para difundir un mensaje de protección y cuidado donde se sumen empresas dentro y fuera del territorio nacional”, manifestó María Elena Naranjo, representante del Apiario Naranjo del Prado.

“La declaratoria del Aeropuerto Juan Santamaría como “Amigo de las Abejas” es la manifestación del empeño empresarial por desarrollar acciones -con impacto global- que permitan mejorar la calidad de vida del animal más importante del planeta.

Desde la Cámara, felicitamos a AERIS por dar ese gran paso, que sin duda es fundamental, para poner en valor las abejas y con ello potenciar oportunidades de plantear acciones, programas y proyectos más eficaces para su protección”, complementó Juan Bautista Alvarado presidente, Cámara Nacional de Fomento de la Apicultura.

¿Dónde se ubicaron las abejas en el AIJS y cómo se rescataron?

La unidad de Control de Fauna de AERIS, junto a los expertos del Apiario Naranjo del Prado ubicaron dos colmenas en las torres de aproximación, a unos 20 – 30 metros de altura. Cada colmena con una población de más de 2000 individuos establecidos.

La técnica para el rescate de dichas abejas fue la del “embudo”: un mecanismo que consiste en colocarlo desde la piquera (entrada de la colmena) hasta una caja de madera con alimento para la migración de los insectos, en forma natural hasta que salga la reina y se reúna con toda su familia

“Esta técnica del embudo es conocida entre algunos apicultores y se utiliza cuando no es posible llegar hasta el núcleo de la colmena. Estas mismas condiciones hacen de la técnica la única opción para garantizar un rescate efectivo y posteriormente reubicar las abejas en forma segura hasta el apiario”, agregó Naranjo.

Según los expertos, las condiciones alrededor del Aeropuerto Internacional Juan Santamaría son las idóneas para el establecimiento de abejas, sobre todo en temporada seca, característico del calor de la provincia de Alajuela, la vegetación cercana, el área despejada y hasta la misma altura donde fueron ubicadas las dos colmenas.

“Nos complace formalizar una alianza que además de ser un compromiso con la conservación ambiental, es una muestra del desarrollo sostenible de las operaciones en el principal aeropuerto del país”, finalizó el Director de Operaciones de AERIS.

Así, el debido tratamiento de las abejas se suma al programa de Control de Fauna de AERIS, el cual, en lo que va del 2021, registra casi 700 recorridos dentro y fuera del aeropuerto que han permitido avistar más de 2500 individuos de diversas especies animales.

Solo en Costa Rica se calcula la existencia de más de 650 especies nativas de abejas.


2018 © Revista Viajes. Todos los derechos reservados.
Se autoriza reproducir total o parcialmente citando la fuente siempre y cuando no sea con fines comerciales.