Publicidad

| | Hoteles

Foto Karen Retana. Posterior al área de piscinas se encuentra uno de los senderos.
Foto Karen Retana. Posterior al área de piscinas se encuentra uno de los senderos.

¡Qué mejor manera de despejar la mente y aclarar las ideas a través de la práctica senderismo!, y más aún si se realiza dentro de un bosque tropical lluvioso, con exuberantes paisajes, impresionantes vistas y la posibilidad de observar distintas especies de fauna.

Esta terapia para el cuerpo y la mente es posible en el Hotel Arenal Lodge, ubicado en La Fortuna de San Carlos, el cual cuenta con una gran cantidad de actividades recreativas durante todo el año y una amplia variedad de fauna local en un ambiente casual y relajado, con el valor añadido de estar dentro de una gran área de floresta protegida.

Este hotel ofrece la experiencia no solo de alojarse en un verdadero hotel de montaña inmerso en 600 hectáreas de terreno, sino también experimentar ese contacto directo con la naturaleza en los múltiples senderos dentro de su propiedad.

Las instalaciones de este Lodge se encuentran ubicadas en una colina, lo que permite tener un clima muy fresco gracias a la cálida brisa que sopla, además se puede observar una variedad de aves que llegan a la vegetación que rodea la zona.

Para los amantes de la naturaleza, el Arenal es el hogar de mariposas, ranas, pequeños animales, flores y árboles tropicales de Costa Rica, una diversidad abundante gracias a su cercanía con el Parque Nacional Volcán Arenal y el majestuoso Lago del mismo nombre.

Además de sus acogedoras instalaciones y buena gastronomía, uno de sus valores agregados es la posibilidad de explorar sus parajes. Caminar por los senderos de la propiedad brinda un impacto positivo en el estado anímico de quienes experimentan esa aventura a pie, en tan solo 45 minutos se logra “recargar las pilas”, recuperar el ánimo e incluso se convierte en una experiencia de aprendizaje, para toda la familia.


Foto Karen Retana. El imponente Volcán Arenal se suma a los atractivos que posee el destino
Foto Karen Retana. El imponente Volcán Arenal se suma a los atractivos que posee el destino

Por ejemplo, uno de sus senderos ubicados en el terreno posterior al área de piscina ofrece diferentes experiencias no solo para senderistas asiduos, sino también para los más pequeños de la casa y para los consentidos de cuatro patas.

El sonido de los pájaros y las ranas, el vuelo de las mariposas multicolor, el verdor alrededor, el vuelo de un halcón que resguarda celosamente la propiedad, hace que cada paso valga la pena y esfuerzo invertido.

Una variedad de flores y plantas de diferentes especies definen los límites del sendero y a lo lejos una réplica del Jesús de Nazaret da la bienvenida con sus brazos abiertos. El Cristo Redentor se encuentra en un área rústica con hermosas vistas hacia al Volcán Arenal siendo este el principal testigo al celebrar la unión y el amor entre los futuros contrayentes.

El camino continúa, no sin antes indicar que el Sendero de las Plantaciones está por iniciar, en el es posible observar diversos tipos de plantas nativas y cultivos como la piña. En cada rótulo se explica el significado de su nombre y procedencia, lo cual es un incentivo a la inquietante mirada de aquellos visitantes que solo han conocido las frutas en los estantes de los supermercados.

Más adelante, se aprecia otros cultivos como el pejibaye, el coco, el aguacate, se observan arbustos y plantas como los helechos, las hortensias. También conforme se avanza se escucha el sonido de los monos aulladores escondidos en la abundante variedad de árboles que emergen durante el trayecto.

Esta diversidad vegetal se debe al ambiente cálido y húmedo en donde se desarrolla este tipo de bosques, pues son factores propicios para el crecimiento de árboles con una variedad de hasta 300 especies en tan solo una hectárea, lo que supone un aporte necesario para el equilibrio de los ecosistemas y recursos naturales.

En el mes de agosto, debido al inicio de la temporada lluviosa el estado del tiempo es la gran incógnita, amanece con lluvia, conforme avanza la mañana empieza a calentar, por lo que caminar por los senderos se convierte en una verdadera aventura en cada paso. Los bosques funcionan como una esponja absorbiendo la lluvia, la cual forma un flujo de agua sobre las hojas, raíces y ramas que permite abrirse paso hasta llegar al suelo donde podrá filtrarse, mientras esto sucede, el suelo se torta resbaloso.

Conforme se avanza, el sendero se divide hasta coincidir en un mismo punto donde hay una mesa de madera que invita a hacer una pausa en el camino para descansar y apreciar las vistas que ofrece el destino.

Nos sorprende positivamente una infraestructura de madera muy rústica ubicada a lo alto, escondida entre los arbustos y cuya pintura se encuentra opacada por las condiciones propias del clima, lo cual le da un aire de misterio y hasta cierto punto genera temor conforme se avanza en cada escalón. Al acercarnos se observa que es una granja cuya misión es explicar el proceso de producción de la nuez de macadamia que inicia una vez que esta cae al suelo. Una vez que se recoge la fruta, se elimina de forma mecánica la primera cáscara que es la verde y suave y sus desechos son utilizados como abono orgánico.

Algunas imágenes colocadas en las paredes explican este proceso y en el centro de la habitación se muestra una antigua máquina peladora utilizada para desprender la cáscara del fruto, la cual sirve además para compactar y extraer la macadamia.

Una vez conocido este proceso, continuamos el camino, en esta oportunidad de regreso a nuestro punto de inicio, no sin antes volver a ver nuevamente, aunque sea de reojo, los letreros que inicialmente leímos, como una forma de verificar que efectivamente logramos conocer cada uno de ellos.

Sin lugar a duda esta experiencia es enriquecedora, alimenta el alma y la mente, estrecha los vínculos familiares y el sentimiento de unidad entre aquellos quienes viven la posibilidad de conocer más sobre el entorno natural que nos rodea, muchas veces desconocido.


En Gastronomía

25-06-2020

Fogo Rodizio Resort & Spa renace en Escazú

2018 © Revista Viajes. Todos los derechos reservados.
Se autoriza reproducir total o parcialmente citando la fuente siempre y cuando no sea con fines comerciales.