Melissa Solís Cordero / Erika Fernández Periodistas revista Viajes

La naturaleza humana reside en el movimiento. Hay quienes no salen de sus casas sin ponerse o cargar en su maleta sus tenis, o ropa deportiva, en búsqueda de espacios para aislarse del ajetreo y rutina diaria. La Fortuna de San Carlos, en Costa Rica se continúa destacando con el paso del tiempo, como un destino que seduce a los visitantes, ya no sólo por sus aguas termales, que si bien es cierto, se enrumba a ser el primer destino termal de Centroamérica, sino también por sus innumerables escenarios de coloridos paisajes para el senderismo, que acogen a quienes les gusta dar pasos con sentido; experimentando un viaje interior en comunión con uno mismo y con goce de la naturaleza.

Sumergirse en Mistico Arenal Hanging Bridges Park es un ¡vivir en el bosque! Un sendero diferente a los tradicionales, habilitados para que los visitantes puedan caminar y observar la belleza de un asombroso ecosistema en equilibrio perfecto: un bosque tropical húmedo. El rugir de los árboles, con el canto de los pájaros será la música en vivo, y conforme avanza se topará con varios puentes colgantes que tendrás que pasarlos, pero ¡no es sólo subirse en un artefacto! sino que están creados con una razón muy específica.

“El 90% de la actividad  de los seres vivos del bosque sucede en la copa de los árboles, por esta razón decidimos abrir los senderos de la propiedad con estos puentes colgantes que le permiten a la persona una elevación para disfrutar de toda la interacción que se da en un bosque”, afirmó Tadeo Francisco Morales, Director de Mercadeo de Mistico Park. 

¿Caminando, corriendo, brincando, rápido o lento? eso no importa, igual reirá y se conectará profundamente con la naturaleza; y al recorrer el lugar poco a poco se irá apropiando del espacio, con grandes dosis de emoción y adrenalina. 

Dentro del sendero principal, conocido como los “Hanging Bridges” (Puentes Colgantes) y que mide 3.2 kilómetros, hay un total de 16. Se dura entre 2 y 2:30 horas para recorrerlo. El sendero también le lleva a una catarata de 22 metros de alto, accesible para cualquier persona, para parejas, familias con niños pequeños, grupos de amigos, personas mayores que llegan a hacer el recorrido.

Hay dos senderos más cortos.  Hay una opción de un sendero de un kilómetro y medio,  donde puede escoger hacer los puentes más altos o no hacerlos, o el otro sendero de dos kilómetros y 300 metros con la opción de cuatro puentes colgantes. No es un sendero plano, tiene ascensos y descensos, pero sin gradas en todos los recorridos.

Lo mejor de todo es la ubicación del Parque, justo al frente le saludará el Volcán Arenal, el principal  personaje de La Fortuna.  Se puede apreciar desde varios de sus puentes, al igual que la laguna.

“Es un tour muy popular. Tenemos un  cuidado especial para el ingreso, respetamos mucho la capacidad de carga que tenemos en el parque. La intención siempre es cuidar a nuestro invitado y exigimos que llegue con calzado apropiado para visitar el sendero. No permitimos la entrada en sandalias, ni zapatos que dejen al descubierto alguna parte del pie”, dijo Morales.

El parque tiene todos los servicios, hay acceso para todo tipo de vehículo. Está a menos de 20 minutos del centro de La Fortuna. Se ingresa por un camino de adoquines que está junto a la represa del Lago Arenal, permitiendo otras actividades como: cabalgatas, tour del Cañón, rapel, canopy y otras poco comunes como el Arenal Sorvin que son unas esferas donde se introduce a la persona y se envían por un sendero en descenso por una colina, un tour emocionante con una sensación intensa para el que le gusta este tipo de diversión, siempre en contacto con la naturaleza.

Mistico Park inició en el 2002, este 2017 celebran su 15 aniversario. El buen servicio y trato al visitante los ha llevado a lograr éxito tras éxito. 

¡Caminos con historia!

En La Fortuna lo más tradicional es conocer la historia del Volcán Arenal (el más activo de Costa Rica hasta octubre del 2010 que entró en reposo), el sendero de Las Coladas que le lleva este ícono a través del Parque Nacional es de aproximadamente cuatro kilómetros. La otra caminata se hace por el sendero El Ceibo, de 1.8 kilómetros aproximadamente, se llama así porque hay un árbol centenario llamado técnicamente “Ceiba Pentandra” y Ceibo para los colegas de unos 50 metros de altura. Al final de este sendero, visitará una colada antigua de lava del año 92, con vistas espectaculares hacia el Lago Arenal, cuando el Volcán está despejado.

“El guía expone  sobre lo ocurrido en la zona más devastada por la erupción del año 68 en el sector noroeste del Volcán, área del Parque Nacional. Se cuenta lo que ahí pasó, el tipo de erupción que se dio, la devastación de dos pequeños pueblos: la villa Tabacón, la villa Pueblo Nuevo, donde murieron cerca de 100 personas en esa erupción, tiró cenizas a más de 100 kms de distancia, con una explosión muy particular y muy similar al besudio en Pompeya. La gente que se asentó en las faldas no sabían que eso era un volcán, sufrieron consecuencias devastadoras”, afirmó Álvaro Zúñiga, Director de Mercadeo de Aventuras Arenal, una de las empresas pioneras en el turismo en Arenal, con 25 años en el mercado y que ofrece más de 30 tours en la zona.

A 12 kilómetros de la redonda, hay una actividad excepcional, donde se ubica un bosque regenerativo, secundario, bosque de transición (que va de tierras bajas a tierras altas), hay partes en las que se camina sobre tierras devastadas y otras que fueron menos afectadas, que datan de 40 años.

“Recogemos a los visitantes a eso de las 7 am en Fortuna, estamos tipo 8 am en el Parque, iniciamos la caminata y terminamos como a las 11:30 am, en promedio. Este tour se combina con las termales para darse un relajamiento e incluye la cena”, indicó Zúñiga.

Sendero La Península

Este sendero ha sido habilitado con la accesibilidad para cualquier tipo de personas, incluso con alguna discapacidad. Es en concreto, con barandas, tiene marcas para los no videntes, se puede ir en silla de ruedas, de acuerdo a la Ley 7600. Es de casi dos kilómetros de ida y dos de regreso, tiene un mirador y una torre de observación. Ya fue inaugurado pero se habilitará este 2017.

“Fortuna ha empezado a desarrollar el turismo de Accesibilidad. Hay una asociación de accesibilidad y este tipo de turismo está creciendo en la zona, los no videntes pueden hacer canopy, las sillas de ruedas se pueden subir a una pared perfectamente. Ya se hizo la tercera feria de accesibilidad para senderos y todo tipo de actividades de aventura”, manifestó Zúñiga.  

El recorrido de este sendero dura 2:30 horas, ideal para la observación de aves, donde hay cerca de 350 especies de las 850 en promedio que hay en Costa Rica. Esta zona no ha sido muy explotada por los senderistas, por eso muy virgen, nuevo. Hay gran concentración de flora y fauna aquí y se mezcla mucho con las migratorias como las garzas porque el Lago así lo permite.

Las caminatas más fuertes, más inclinadas, son las de Chato Hill. El cerro Chato es el compañero del Volcán. Es un antiguo volcán, de unos 600 años, tiene una laguna verde, cratérica en la parte alta, se puede durar dos horas subiendo y lo mismo bajando. Se entra por la catarata del Río Fortuna, con un acceso  por el Observatorio Lodge.  Es una caminata fuerte, requiere más habilidad física. También tiene extractos de bosque primario, como en la parte alta donde hay un mirador y luego se desciende a la laguna, que contiene algunos minerales por lo que no se recomienda bañarse por conservación y preservación.  Es una laguna orgánica, sin salidas de agua.

Fortuna ofrece condiciones óptimas de variedad de senderismo y se suma a esto facilidad de hospedaje y servicios en general.