“Los hoteles pueden ahorrar hasta un 18% en costes en cuatro años si aplican un plan de reducción de emisiones”. Este fue uno de los datos que explicó Ignacio Sojo, Director Comercial de Allcot, en la presentación que dio en la Feria Internacional del Turismo 2017, FITUR, sobre la gestión de la huella de carbono en los hoteles.

La charla, titulada “Reducir los impactos medioambientales y aumentar las acciones sociales en nuestros hoteles. Compensación de la Huella de Carbono” tuvo lugar dentro del marco de ‘FitrutechY’, foro organizado por el Instituto Tecnológico Hotelero (ITH), que englobó en esta edición bajo una misma marca y concepto a Fiturtech y Fitur Green, ambos foros de referencia en materia de tecnología y sostenibilidad.

Sojo también explicó cómo pueden calcular los hoteles su huella de carbono y cómo, además de aplicar un plan de reducción de emisiones, pueden compensarlas, a través de la compra de créditos o bonos de carbono. "La mayor parte de los ahorros se puede lograr mediante la realización de un Plan de Reducción de Emisiones, que inicialmente se basa en la introducción de buenas prácticas, como no poner el aire acondicionado automáticamente en todas las habitaciones cuando no hay nadie, y no tiene costos. La única condición es reinvertir estos ahorros el próximo año para lograr un mejor uso de energía y reducir su costo. Por ejemplo, sustituir las lámparas incandescentes tradicionales por sistemas de iluminación de bajo consumo o LED. Pero, al final, por muchos cambios que se hagan, es imposible tener cero emisiones. Sin embargo, hay una solución: cuando los hoteles no puedan reducir más sus emisiones, pueden compensarlas".

“La compensación de emisiones de CO2 se basa en la aportación voluntaria de una cantidad de dinero proporcional a las toneladas de CO2 emitidas. Ese dinero se usa para comprar créditos o bonos de carbono y cada uno equivale a una tonelada de CO2 emitida. Estos bonos de carbono se generan gracias a proyectos que se encuentran en países en desarrollo y que pueden ser de energía renovable, de protección de bosques o de eficiencia energética. Además, muchos de ellos benefician a las comunidades locales. En resumen, lo que se contamina luego se compensa invirtiendo en estos proyectos. El hotel que compense su huella recibe un certificado y un sello que avala que es Neutro en Carbono, por lo que le ayuda a posicionarse como hotel sostenible” comentó.

Además, Sojo dijo que los hoteles pueden implicar al cliente en su iniciativa de sostenibilidad. “Los clientes pueden pagar 50 céntimos más en su factura, pues se estima que de media la habitación de un hotel emite 30Kg de CO2. De esta forma, el cliente del hotel asume el coste de la compensación de su habitación por día de estancia”.

Finalmente, Sojo presentó casos reales realizados en 3 hoteles, 2 en Rumanía y un proyecto piloto para la cadena Sercotel y mostró las ventajas empresariales de calcular, reducir y compensar la huella de carbono: “Se ahorran costes con la reducción de emisiones, se obtiene beneficio si se implica al cliente en la compensación, mejora de la reputación e imagen corporativa, se atraen inversores, socios y clientes que se preocupan por el medio ambiente y adelanto a nuevas normativas”.