Una delegación de empresarios de la cadena hotelera Decameron se reunió ayer en Roatán con autoridades de turismo para definir la posibilidad de inversión en el país.

Esta empresa es el mayor grupo hotelero de Colombia, con más de 8,000 habitaciones y uno de los más reconocidos por su modelo todo incluido.

“Esperamos que lo que miren en el país no solo sea las bellezas naturales, sino también la voluntad de un Gobierno en apoyar al sector turístico, les ayude a tomar una decisión que traiga este proyecto al país”, dijo Emilio Silvestri, director del Instituto Hondureño de Turismo (IHT).

Los inversionistas tienen especial interés en conocer Islas de la Bahía, Tela, La Ceiba y, si queda tiempo, Trujillo.

Silvestri viajó a Colombia a inicios del año pasado para reunirse con ejecutivos de esta cadena internacional.

“Puedo adelantar que todo esto se está dando a raíz de las nuevas alianzas con líneas aéreas que nos permiten acceder a mercados más importantes”, refiere Epaminondas Marinakys, vicepresidente de la Cámara Nacional de Turismo de Honduras (Canaturh).

El empresario agrega que gestiones como el nuevo Código Tributario, la ley de incentivos al turismo y declarar esta actividad como prioridad nacional permite que grupos internacionales vean una oportunidad de invertir en la industria sin chimeneas.

Este año, la actividad turística cerrará con US$850 millones en divisas y 220.000 empleos directos. Estas cifras representan un crecimiento interanual de US$94 millones y alrededor de 18.000 empleos.

“En el año 2020 tendríamos que generar US$1.450 millones y andar con alrededor de 450.000 empleos”, agrega Marinakys. Según los reportes del Banco Central de Honduras (BCH), los países latinoamericanos sobresalen como los principales inversionistas en la economía nacional al sumar 37.0% de los flujos totales, alcanzando $341.9 millones; destacan Panamá ($97.0 millones), Colombia ($92.4 millones) y Guatemala (US$82.5 millones) hasta septiembre de 2016.


Fuente: La Prensa